• Medicina Preventiva

  • La medicina preventiva es el pilar que sostiene el buen estado sanitario de cualquier población animal, por pequeña que sea. Cuanto mayor es esta población, mayor importancia adquiere, de ahí que sea vital en las explotaciones ganaderas. Máxime en un entorno como el nuestro en Salamanca, con el mayor número de vacas nodrizas de nuestro país, y donde la población, desde el punto de vista de la epidemiología, no puede restringirse a una sola ganadería, sobre todo cuando se explota en régimen extensivo.

    Desde este punto de vista, la figura de la Asociación de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG o ADS) ha sido de vital importancia en la implantación de una serie de medidas sanitarias encaminadas a la prevención y protección de nuestro ganado frente a enfermedades infecciosas de gran importancia que, no sólo han puesto en peligro la vida de nuestros animales sino, en ocasiones, el futuro de todo el sector ganadero, como sucedió con la Peste Porcina Clásica y Africana, la Fiebre Aftosa, la Peste Equina, la Encefalopatía Espongiforme Bovina (enfermedad de las “vacas locas”) o más recientemente la Enfermedad de la Lengua Azul.

    Pese a algunas controversias interesadas, la aparición de las ADS relevó la obsoleta figura del “Partido Veterinario”, y trajo una calidad y unos avances en materia de prevención de enfermedades, desconocidos hasta entonces, con la creación de una estructura encaminada no sólo a proteger la ganadería de estas enfermedades en la medida de lo posible. Sigue habiendo espacio para la mejora, y en eso trabajamos todos los ganaderos y veterinarios involucrados y que esperamos se retome el apoyo de las administraciones, sin el cuál de nada servirían nuestros esfuerzos.

  • Programa Sanitario

  • Imagen: Rebaño de raza Limusin pastando en la Dehesa Salmantina

  • El Programa Sanitario es el plan marco que recoge todas las medidas necesarias para prevenir, evitar y combatir multitud de enfermedades que afectan a nuestros animales, ya sean infecciosas, parasitarias, nutricionales, o derivadas de los sistemas de producción.

    Sus pilares fundamentales son los programas de vacunación y de desparasitación, pero no son los únicos. Unas buenas prácticas de manejo de la nutrición y de manejo de los animales, son esenciales para el buen fin de los programas de medicina preventiva.

    A menudo se “personalizan” para cada hogar, cuadra o ganadería. En este último caso, con la aparición de las ADS, estos planes afectan a estructuras mayores de población animal y que engloban a un número importante de ganaderías adscritas a esta figura y que deben seguir un programa sanitario obligatorio común a todas ellas. Estos programas se determinan atendiendo a factores geográficos, climáticos, demográficos, especies animales, sistemas de explotación, etc…

    Y con ellos no sólo se protege a nuestros animales o su producción, sino la propia salud humana, puesto que algunas de estas enfermedades son zoonosis de diferente gravedad, o sea, que se transmiten a los humanos.

  • Vacunaciones

  • Imagen: Vacunación frente a Aujeszky en porcino ibérico intensivo

  • La vacuna es la herramienta que se usa en medicina para ayudar al sistema inmunitario del paciente a identificar y combatir a un agente externo. Si bien se usan también en el tratamiento de enfermedades alérgicas, principalmente se conocen por protegernos frente a enfermedades infecciosas, que es el tema que nos ocupa.

    Según la especie con la que estemos trabajando y la localización geográfica y climática en la que nos encontremos, los “desafíos” a los que se enfrentan nuestros animales son diferentes, aunque hay una serie de enfermedades bastante comunes ante las que los animales de la misma especie deben protegerse.

    En el caso del ganado bovino podrían ser las Enterotoxemias, Síndrome Respiratorio Bovino, enfermedades como IBR (Rinotraqueítis Infecciosa Bovina) y BVD (Diarrea Vírica Bovina)… Enterotoxemias, Aborto Enzoótico Ovino, Agalaxia Contagiosa, entre otras en el ganado ovino; Aujeszky, Erisipela (Mal Rojo), Enterotoxemias o Parvovirosis Porcina en los cerdos; en los caballos los Herpesvirus Equinos, Tétanos, etc.; Parvovirosis, Rabia, Tos de las Perreras, etc. en nuestros perros; Panleucopenia Felina, Peritonitis Infecciosa Felina, Rinotraqueítis Felina, Calicivirus Felino, u otras en nuestros gatos

    Puede haber más, claro, en función de las necesidades de una población concreta y algunas de ellas pueden afectarnos a nosotros (zoonosis), como la erisipela de los cerdos o el tétanos de los caballos.

  • Desparasitaciones

  • Imagen: Desparasitación interna via oral en un caballo

  • Los parásitos acechan a nuestros amigos animales desde todos los frentes. Ya sean internos o externos, intestinales o pulmonares, extra o intracelulares, su objetivo es mantener vivo a su hospedador para aprovecharse de él durante el mayor tiempo posible o mientras termina la parte de su ciclo vital que necesita desarrollar dentro de él. Por eso suelen causar trastornos muy insidiosos que, a menudo, hacen difícil su identificación incluso para el ganadero o propietario más avezados.

    Suelen minar el sistema inmunitario del animal infestado, haciéndolo más susceptible a otros parásitos o enfermedades infecciosas, por eso la desparasitación suele ser el paso inicial de un programa sanitario.

    Además, los parásitos externos sobre todo, suelen portar a su vez agentes infecciosos u otros agentes parasitarios cuyos daños hay que sumar a los que ellos mismos provocan. Por ejemplo eso es lo que pasa cuando un mosquito (Flebotomo) transmite la Leishmaniosis a nuestro perro, o una garrapata transmite una Babesia a uno de nuestros caballos o vacas, entre muchas otras enfermedades.

    No debemos olvidar que algunas de estas enfermedades son transmisibles al hombre (zoonosis), como el quiste hidatíco del perro o la Leishmaniosis mencionada anteriormente.

    Por eso, al menos un par de desparasitaciones anuales como mínimo es más que recomendable para proteger a nuestros animales y su producción en el caso de los animales de renta, así como a nosotros mismos.