• Servicios Diagnósticos

  • El trabajo de todo médico veterinario gira en torno al proceso diagnóstico, da igual cuál sea su especialidad. Sin un conocimiento certero de lo que sucede, es imposible llevar el trabajo a buen término.

    En el caso de los veterinarios clínicos, el diagnóstico se basa fundamentalmente en la anamnesis, es decir, el interrogatorio al propietario, y la exploración física del paciente. El detalle más irrelevante en apariencia, a veces puede ser clave para llegar un diagnóstico preciso, o para ganar un tiempo precioso para llegar a él.

    La exploración es fundamental para recoger datos directamente del paciente que nos guíen hacia el problema y debe ser lo más exhaustiva posible. La toma de constantes vitales, observación de la apariencia, el comportamiento, los reflejos, etc., proporcionan la mayor parte de la información que el veterinario necesita.

  • El diagnóstico se basa fundamentalmente en la anamnesis, es decir, el interrogatorio al propietario, y la exploración física del paciente.
  • Pero a veces no es suficiente y debemos recurrir a pruebas complementarias como análisis de laboratorio en sangre, orina, heces, o métodos de diagnóstico por imagen como ecografía, radiografía, etc., entre otras.

  • Laboratorio

  • Imagen: Algunas herramientas de laboratorio: microscopio, centrífuga, tubos.   

  • En Servet disponemos de un pequeño laboratorio donde realizamos algunas de estas pruebas y donde procesamos muestras no sólo para el diagnóstico sino también para la realización de determinados tratamientos, como el PRP (Plasma Rico en Plaquetas) por ejemplo.

    Aquellas que no podemos realizar nosotros mismos,  son enviadas a laboratorios de referencia de calidad contrastada.

    Una vez obtenemos los resultados, hacemos la correspondiente interpretación  e informamos al cliente de los resultados y los pasos a seguir a partir de ese momento.

  • Diagnóstico por Imagen

  • Desde el descubrimiento de los rayos X, la evolución de los diferentes métodos de diagnóstico por imagen ha revolucionado el proceso diagnóstico. Desde los mencionados rayos X hasta los escáneres de resonancia magnética, hay una enorme variedad de sistemas usados en diferentes situaciones clínicas. Pero aún hoy, los dos sistemas de imaginología más versátiles y extendidos para un estudio inicial son la radiografía y la ecografía.

  • Los Rayos X en combinación con la ecografía crean una potente herramienta diagnóstica para el veterinario.
  • Estos sistemas nos permiten obtener imágenes estáticas o dinámicas en tiempo real de estructuras imposibles de ver de otro modo, sin someter al paciente a una intervención invasiva, y a veces ni aun así. La interpretación de estas imágenes nos permite conocer con gran precisión la magnitud, extensión y gravedad del problema.

  • Ecografía

  • Imagen: Ecocardiografía de una potra.

  • La ecografía es un método de diagnóstico no invasivo que se basa en la emisión de ondas de ultrasonido desde la sonda, que generan ecos al atravesar los diferentes tejidos, ecos que devuelven una señal a la sonda que las recoge y que, posteriormente son transformadas por un ordenador en imágenes en escala de grises.

    Los ultrasonidos son inocuos, luego nos permiten hacer estudios sin exponer al paciente a radiaciones nocivas, dando igual si está gestante o no. Además, la miniaturización de los nuevos dispositivos nos permiten desplazarnos con nuestros equipos hasta la explotación fácilmente para hacer el estudio ecográfico.

    Nuestros veterinarios usan la ecografía asiduamente no sólo para el diagnóstico clínico, también la usamos para control reproductivo y es una herramienta imprescindible para ciertos tratamientos como infiltraciones eco-guiadas o la técnica EPI® (Electrolisis Percutánea Intratisular).

  • Radiodiagnóstico: RX

  • Imagen: Radiografía de control y seguimiento de un caballo infosado.

  • Ya sea para examinar una fractura o para obtener una imagen del tórax o abdomen en busca de un cuerpo extraño o una determinada patología, los rayos X (RX) son de incalculable ayuda para el diagnóstico clínico  y para evaluar la evolución de determinados procesos.

    Si bien las radiaciones que emite son nocivas y no debe usarse en animales gestantes salvo que el beneficio sea claramente mayor que el riesgo, la información que proporciona debe ser obtenida observando todas las medidas de protección radiológica para minimizar los efectos de las mismas tanto sobre el paciente como sobre las personas que están en sus inmediaciones.

    Especialmente útil para estudiar tejidos duros como el hueso, también proporciona información sobre cuerpos extraños o anomalías anatómicas.

    En combinación con la ecografía, los RX crean una potente herramienta diagnóstica para el veterinario.

  • Examen Postmortem

  • Imagen: Realizando la necropsia a una cerda ibérica en la explotación.

  • Cuando el desenlace fatal acontece, el examen postmortem es la mayor fuente de información para conocer las causas de la muerte. Pero además, es de  un valor incalculable en medicina de poblaciones, porque nos puede dar la clave para proteger al resto del grupo o incluso a poblaciones enteras como sucede en el caso de epidemias, como podría ser la Lengua Azul o pandemias como la gripe Aviar.

    En nuestro trabajo, la necropsia es una herramienta de uso común, sobre todo en las explotaciones ganaderas, que sirve para ganar tranquilidad y eficacia a la hora de afrontar problemas sanitarios que, de otro modo podrían extenderse rápidamente antes de obtener resultados mediante otras pruebas.